Acceder

Registrarse

Problemas de Calidad del Aire

Problemas de Calidad del Aire

La calidad del aire se define por niveles de contaminación química, microbiológica y por valores de factores físicos. Por su parte, es un contaminante toda aquella sustancia presente en el aire que pueda tener efectos perjudiciales para la salud humana o el medio ambiente en su conjunto.

¿Por qué es tan importante la calidad del aire?

Se estima que cada día ingerimos una medida de 20.000 litros de aire por el simple hecho de mantenernos vivos. Sin embargo, se estima que sólo un 8% de la población mundial respira un aire limpio.

El respirar un aire de mala calidad afecta a nuestra salud, causando principalmente problemas respiratorios y vasculares; pero la exposición continuada también afecta al sistema inmune / reacciones alérgicas y puede llegar a ser una factor determinante en el cáncer de pulmón. Así, se estima que la exposición al aire contaminado es responsable de unos 4 millones de muertes prematuras al año por enfermedades transmisibles, siendo las principales causas el ictus, las cardiopatías, las neumopatías y el cáncer de pulmón.

¿Estoy seguro en mi casa?

El 90% de nuestro tiempo lo pasamos en recintos cerrados, por lo que la calidad de ese aire interior (CAI) debe tener unas muy buenas condiciones. A diferencia del aire exterior que está sometido a variaciones atmosféricas (viento, lluvia) y, por tanto, sus niveles se pueden reducir (sobre todo el caso de contaminantes en forma de gas o en suspensión en el aire que se pueden depositar en el suelo con la lluvia o moverse a otras zonas mediante corrientes de aire); dentro de los recintos cerrados tiende a haber una acumulación de contaminantes, más aún cuando las condiciones de ventilación y renovación del aire son deficientes. Así, diferentes estudios han demostrado que frecuentemente se encuentran contaminantes (como compuestos orgánicos volátiles) en el aire interior en niveles más de 5 veces superiores a los encontrados en el aire exterior, superando incluso los niveles de zonas industriales. Si a esto sumamos que vivimos en un entorno en el que el aire exterior está muy contaminado, la ventilación de nuestro hogar sólo agravaría el problema, concentrando todavía más los contaminantes en el interior.

¿Y qué puedo hacer?

Lo primero es conocer los niveles de calidad del aire exterior en la zona en la que vivimos, bien a través de la página de nuestro ayuntamiento o del servicio de meteorología; pero además sería importante conocer los niveles de contaminación del aire interior, dentro de la vivienda, ya no sólo por aquellos que puedan proceder del exterior, sino por todos aquellos que nuestra propia actividad, vivienda o local puedan estar generando.

Una vez conocidos estos datos podremos actuar y tomar medidas necesarias para mejorar la calidad del aire que respiramos. En caso de ser necesario, un sistema de ventilación en la vivienda con un sistema de filtros nos permitirá disfrutar de una renovación de aire sin introducir los contaminantes del aire exterior, expulsando aquellos que se estén acumulando en el interior. Con un sistema de ventilación por sobrepresión, además ayudaremos a mejorar el confort reduciendo los niveles de humedad por condensación y prevendremos la entrada de gases como el radón.

Nuestras soluciones

Central Científica Galega ofrece servicios y equipos de monitorización continua de la CAI, permitiendo monitorizar hasta 20 parámetros físicos y químicos: contaminación por campos electromagnéticos, por radón, por compuestos químicos (COVs), por material particulado, olores…; obteniendo un registro horario de todos los parámetros, información crucial para determinar tanto las fuentes de la contaminacion cómo las soluciones a tomar, al tiempo que ayudará a conocer los momentos de mayor acumulación y cuándo actuar.

Los comentarios están cerrados.